Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Badge

Loading...

Manantial de luz...

Loading...
Todos los poemas son de mi autoría , y están registrados. . Con la tecnología de Blogger.

Páginas vistas en total

Entradas populares

rafaeldeliso@gmail.com

Translate

Google+ Badge

Google+ Followers

BUSCAR

miércoles, 3 de agosto de 2016

SOMBRA VIRTUAL.

 Relato breve.

AHORA  soy una sombra  virtual.
Una realidad no tangible. Algún espanto
indivisible o fantasmal sin forma en la 
pantalla fugaz.
Un incórporeo ser que se erige
silencioso, trastocado por imágenes
y fugaces palabras voluntuosas que
aman e hieren en lo onírico de nubes
intangibles y volátiles aromas de
crepúsculos.
Soy una raíz, ¡sí! invertida.
Un árbol en un proceso infeccioso.

-¡Hola! -le dije al entrar al cafetín  donde
silencioso escribía en un cuaderno con
un lápiz de grafito.
-¡Hola, hola! -le repeti insistentemente.
Pero él seguía escribiendo sin darse cuenta
de mi presencia, hasta que decidí golpearlo
suavemente sobre su hombro.
-¡Hola, hombre, qué tal!-
Levantó sus ojos y escondió lo que
estaba escribiendo.
-¡Hola!- me dijo y su mirada se fue
haciendo lejana y distante.

Yanis era un hombre de pocas palabras
y taciturno. Gustaba de leer buenos libros
y conocía a fondo a Dostoyevski, y su amor
era la literatura rusa.
Su padre era un inmigrante griego 
que nació en una apartada y pequeña isla
griega en el mar Egeo.
Amante del buen vino y de las aceitunas
Kalamatas y conocedor de la música.
Pero de un carácter hostil y poco carismático.
Su vida detrás de un mostrador  como comerciante,
lo hacía muy materialista y de grandes ganancias
aunque pobre en ganancias espirituales.
Esto influía en la vida de Yanis ya que el mundo
de éste era muy distinto, debido a una hipersensibilidad
producto de haber perdido  de niño a su madre
en un accidente de tránsito.
Esto lo hizo buscar refugio en los libros y en 
la música.Y de frecuentar de noche hasta
madrugada su computadora hasta el amanecer.

Solía escribir e irse al café de Manolo, y sentarse
como en éxtasis por horas en el mismo lugar de
siempre a disfrutar  de su soledad hasta media
mañana y escribir en su cuaderno sus poemas
que no todos entendían pero que no dejaban 
de tener su encanto y belleza y era para su mundo
como aquellas Elegías de Duino de Rilke.

De pronto al caérsele su cuaderno al suelo
me dice:
-¿Y fuiste a ver la obra de teatro que te recomendé
que se presentó el pasado sábado?-
-¡No, Yanis, no pude!-
-¿Y por qué Ricardo?.-
-Se me hizo imposible, por las cosas que tuve que 
hacer ese día.-
-Y ahora te tengo que dejar porque voy al
banco.-
-Bueno, está bien, amigo.-
Me dijo él, con su forma parca y educada
de hablar.

Nos despedimos esa mañana hasta ahora
que me siento en mi computadora
y son las 11 de la noche, y aún me pregunto,
qué estaría escribiendo Yanis en esa hoja 
solitaria  de su cuaderno.

No sé si seré un noctígavo,
y siento ese poema rondar mis dedos en 
el teclado.
Aletea un trozo en mi ser y escapa a través
de esa ventana.
Quizás un árbol crezca y crezca
y suba por encima del techo
derrumbando mis estrellas esta
noche.

Rafael Deliso.
3/08/2016

Licencia de Creative Commons
SOMBRA VIRTUAL. by Rafael Deliso. is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://ubunturamade.blogspot.com/2016/08/sombra-virtual.html
.