Google+ Badge

Google+ Badge

Google+ Badge

Loading...

Manantial de luz...

Loading...
Todos los poemas son de mi autoría , y están registrados. . Con la tecnología de Blogger.

Páginas vistas en total

Entradas populares

rafaeldeliso@gmail.com

Translate

Google+ Badge

Google+ Followers

BUSCAR

martes, 13 de septiembre de 2016

PEQUEÑAS COSAS. MEDITACIÓN.

Son las 3:54 de la tarde y me paro en la
puerta de la casa y como siempre el gato
blanco se relaja y duerme su siesta,
ya ha comido pescado y con sus ojos entre
verdes y azules todo lo mira con tranquilidad.
Hay algunas nubes entre negras y blancas en el
cielo, altos cúmulos y cirros dispersos y la brisa
viene con olor a mar. Es una brisa dulce y salada
y fresca con sabor a lluvia. Viene del norte como
precipitada llovizna en persecusión que no termina
de caer.
Contemplo las montañas de Naguanagua y de San
Diego.Están allí al norte de la ciudad.
Están allí verdosas como algas marinas en esos
cerros que ni tan lejos están, porque más allá las
altas montañas de la Coordillera de la Costa, esas que
nos separan del Mar Caribe y de Puerto Cabello,

( mar tan apacible que se puede atar con un solo cabello), esas,
esas montañas y son esas montañas el pulmón de la ciudad.
Verdes y gruesos espaguetis en la lejanía...
Y los árboles bailan. Esa palma y el perfumado jazmín
juguetean con la brisa. Y la caña de la india mueve sus
hojas en la sinfonía de colores y olores.
Y baña la tarde sus vestidos.
Y riega su esencia frágil y delicada en el alabastro
del silencio.
Y una quietud del angelus y de fragantes oraciones
van coqueteando tras la tarde.
Y los amores huyen en el avistamiento del sol
detrás de las cortinas de sus ojos.
En los átomos que golpean cada cosa donde el
atardecer hace su entrada..
Silenciosamente.


Rafael Deliso
13/09/2016